Presentación

Esta es una traducción, hecha por mí (junto con las notas y esquemas), del ensayo Jerusalem 607 BCE, en su revisión de 2007, publicado por jehovahsjudgment.co.uk



24 may. 2012

Línea de tiempo basada en el 607 aec.


Línea de tiempo basada en el 607 aec.

   A menos que se indique lo contrario todas las fechas son aec. (antes de la era común):

628- El rey Jehoiaquim comienza sus once años de gobierno en Jerusalén.
625- Nabucodonosor comienza su gobierno en Babilonia.
624- Jeremías advierte que Babilonia vendrá contra Jerusalén.
620- Jehoiaquim es hecho rey vasallo de Babilonia.
618 (diciembre)- Jehoiaquim se rebela, Nabucodonosor pone sitio, mata al rey; Nabucodonosor se lleva exiliados incluyendo a Daniel y a Ezequiel, algunos tesoros y utensilios del templo, Joaquín asume el trono.
617 (marzo)- Nabucodonosor regresa, se lleva a Joaquín al exilio; son saqueados todos los tesoros y los utensilios de oro del templo, Sedequías comienza su reinado de once años como vasallo de Babilonia en Jerusalén.
614- Terminan los tres años de entrenamiento de Daniel.
609- Sedequías se rebela.
607 (agosto)- Jerusalén destruida, el templo incendiado. Este es el 19° año de Nabucodonosor, y el 11° año de Sedequías. Ezequiel hace la última profecía contra Tiro.
607 (octubre)- Los últimos judíos en Jerusalén huyen a Egipto. La tierra queda completamente inhabitada; comienza el periodo de setenta años, comienzan los “siete tiempos”... Jerusalén será hollada por las naciones hasta que llegue aquel que tiene el derecho legal.
606- Tiro es sitiada por Nabucodonosor. Comienza el periodo de setenta años para Tiro.
605- Daniel interpreta el sueño de Nabucodonosor en el segundo año de éste (contando desde la destrucción de Jerusalén, que es el momento en que Nabucodonosor se convirtió en rey de los judíos).
590- Ezequiel hace la última profecía contra Egipto en el año 27° de su exilio; también declara que el sitio de Tiro es completado (el cual duró trece años, según Josefo). Comenzó dieciséis años atrás.
588- Egipto es desolado por Nabucodonosor en su 37° año. Comienza el periodo de cuarenta años.
548- Termina el periodo de cuarenta años para Egipto.
547- El rey egipcio Amasis II forja una alianza con el último rey babilonio, Nabonido.
539- Ciro conquista Babilonia; Darío el Grande es hecho rey.
538- Ciro decreta que los judíos regresen a su tierra.
537 (octubre)- Los judíos llegan a sus ciudades; de vuelta en su tierra después de setenta años exactos de haberla abandonado. La desolación termina.
536- Tiro suministra madera para la reconstrucción del templo. El periodo de setenta años para Tiro termina.
535- Daniel tiene su última visión de la que hay registro.
455- Salida de la palabra para la reconstrucción de Jerusalén. Comienza la profecía de las setenta semanas.
29 ec.- Jesús bautizado, se convierte en el Mesías.
33 ec.- Jesús ejecutado.
36 ec.- Gentiles reciben el espíritu santo, terminan las setenta semanas de la profecía.
1914 ec.- Terminan los “siete tiempos” (los cuales duraron 2520 años). Aquel que tenía el derecho legal al trono de David, Jesús, fue coronado Rey en los cielos. Comienzan los “últimos días”.

Apéndice S


Apéndice S:

La descarada falta de respeto de los cronologistas seglares hacia la Biblia.

   Wikipedia dice: “Péqah (´ojo-abierto´), fue un rey de Israel, el hijo de Remalías, y un capitán en el ejército de Peqahías, rey de Israel. William F. Albright ha datado su reinado de 737 ac.-732 ac. Mientras E. R. Thiele ofrece las fechas 740 ac.-732 ac. Aunque en el libro de los Reyes se dice que Péqah reinó veinte años tal duración no tiene apoyo en las crónicas asirias, las cuales muestran que Menahem fue hecho rey en 740 ac. Y Hosea en 732 ac.”

   ¿Se dio cuenta de cómo la Biblia es puesta en segundo lugar cuando se trata de establecer la cronología seglar? Cuando los veinte años que dice la Biblia que Péqah gobernó no coinciden con la cronología asiria, adivine a quién se le cree. Una pista: No a Jeremías. Así, los veinte años de gobernación de Péqah son reducidos a tan sólo seis o nueve años por los cronologistas seglares debido a que ellos prefieren creer en las exageraciones de adoradores de ídolos, paganos, astrólogos, y reyes, en vez de en la Biblia, que es la palabra de Dios. El resultado es una diferencia de entre once y catorce años entre la Biblia y la cronología seglar.
  
   ¡Pero espere!, aún hay más. ¿Qué se puede decir acerca de Hosea?

   La Biblia dice que él gobernó nueve años antes de su vasallaje a Asiria, y después gobernó nueve años más como vasallo, haciendo un total de dieciocho años. “¡Equivocado de nuevo!”, dicen los cronologistas seglares. Hosea gobernó solamente nueve u once años según ellos.

   En línea con esto Wikipedia dice que: “Hosea (´salvación´) fue el último rey de Israel e hijo de Elah. William F. Albright ha datado su reino de 732 ac.-721 ac., mientras que E. R. Thiele ofrece las fechas 732 ac.-722 ac.”

   Los restantes nueve o siete años no son tomados en cuenta. Así que tenemos una diferencia de siete o nueve años. Añada esto a los previos once o catorce años borrados de Péqah ¿y qué tenemos? Tenemos veinte o veintiún años de cronología bíblica tirados a la basura por cronologistas seglares que favorecen los registros exagerados e incompletos de astrólogos y adoradores paganos.

   Pareciera que cuando hay un conflicto entre los registros antigüos de naciones paganas y la Biblia, estos cronologistas seglares prefieren siempre poner su fe en antigüos astrólogos y en las exageraciones de sus reyes que en la palabra de Dios.

   ¡Cuán tonto es poner a estos registros incompletos por encima del registro bíblico!, ¡cuán hipócrita es el que ellos acusen a los testigos de Jehová de ignorar completamente la concordancia de la lista de los reyes asirios, babilonios, egipcios, y judíos, simplemente para insistir en que Jerusalén fue desolada setenta años, desde 607 aec. hasta 537 aec.!

   Los cronologistas seglares, como Thiele, han mostrado ser intelectualmente deshonestos. En vista de lo anterior parece una completa tontería el creer ciegamente en cada cálculo de dichos cronologistas seglares. Para ellos no hay ningún problema en pública y descaradamente ignorar a la Biblia a favor de escritos no inspirados.

   No nos extrañaría nada si descubriéramos que hay cierta cantidad de años de gobierno de reyes babilonios, entre Nabucodonosor y la caída de Babilonia, que hayan sido movidos a otros lugares en la línea temporal babilonia anterior a Nabucodonosor. No nos sorprendería encontrar que algunos de los reyes conocidos gobernaron durante periodos más largos de lo que actualmente se ha querido hacer creer, todo por seguir manteniendo sus actuales creencias.

   ¿Qué piensa hacer usted?, ¿creer en los santos escritos inspirados de la palabra de Dios, o en registros incompletos que, además, frecuentemente son meras copias de -quizá- registros originales? ¡Y además tenemos que creer que los cronologistas seglares están interpretando las pruebas con honestidad y haciendo sus cálculos concienzuda y acertadamente! Pero ya sabemos cómo actúan ellos. Los cronologistas seglares, incluido el señor Thiele, no tienen ningún problema en poner esos escritos por encima del registro bíblico.

   Podemos imaginarnos la conversación entre dos cronologistas seglares que intentan calcular la duración de los gobiernos de reyes antigüos:

Primer cronologista seglar: Veamos. Esta tablilla asiria dice que Hosea gobernó por once años; por lo menos eso es lo que me parece que dice. ¿Esto te parece a ti un “11”?

Segundo cronologista seglar: No sé. La Biblia dice que gobernó dieciocho años.

Primer cronologista seglar: ¿La Biblia? No vas a darle más credibilidad a eso que a este fragmentario e incompleto documento que es copia de un original, ¿verdad? ¿Qué no sabes que esta tablilla fue copiada por José el Astrólogo?, ¡y estaba copiando las palabras del poderosísimo rey El Exagerado! ¡Este documento es más exacto que la Biblia!

Segundo cronologista seglar: ¡Ah sí!, ¡ahora entiendo tu punto!, ¡tonto de mí! Está bien, Hosea reinó once años... pero eso descompone el gobierno de Péqah. La  Biblia dice que el gobernó veinte años.

Primer cronologista seglar: No hay problema. Hagamos que Péqah gobierne sólo seis años. Tenemos que hacer que ese periodo coincida con esta copia fragmentada de la tablilla del historiador Nariz Café; él era consejero del rey Yo-Construí-Eso. Seguro que sus cálculos no son exagerados.

Segundo cronologista seglar: Sí. La verdad debe salir a la luz. ¿Cómo puede alguien creer en la Biblia?, ¡es tan inexacta! ¿Inspirada de Dios?, ¡Sí, cómo no!, ¡ni siquiera armoniza consigo misma!, y es menos confiable que lo que el rey Borra-Su-Nombre-Y-Pon-El-Mio-En-Su-Lugar dijo sobre si mismo.

Primer cronologista seglar: Y además no olvides que, a fin de cuentas, nadie puede cuestionarnos a nosotros, porque somos las más expertas autoridades en historia antigüa.

Segundo cronologista seglar: ¡Bien dicho, amigo mio!, ¡muy bien dicho!

Apéndice R


Apéndice R:

¿Qué hay sobre 519 aec?

   Debido a los hechos mencionados en los argumentos previos, que muestran que los setenta años de la desolación de Jerusalén fueron realmente setenta años (¡y no cincuenta!), algunos han sugerido que tal vez 587 aec. sea correcto pero la fecha de la derrota de Babilonia esté equivocada. “Tal vez -dicen ellos-  Jerusalén fue destruida en 587 aec., estuvo desolada por setenta años, y luego Babilonia fue conquistada en 519 aec., y en ese año los exiliados fueron liberados”.

   Por supuesto hay abundante evidencia seglar que muestra que 539 aec. es la fecha de la caída de Babilonia , pero más importante aún es que dicha fecha es aceptada por nosotros porque no contradice a las Escrituras. Además de eso la fecha de 519 aec. no tiene apoyo bíblico.

   Si Babilonia fue derrotada veinte años después de lo generalmente aceptado, eso empujaría todos los eventos posteriores veinte años adelante también; esto se debe al hecho de que muchas fechas históricas se basan en la fecha de la caída de Babilonia.

   Esto afectaría la profecía de la llegada del Mesías, la profecía de las setenta semanas. La “salida de la palabra de restaurar y reedificar a Jerusalén” habría sido dada en 435 aec. y no en 455 aec., por lo tanto Jesús habría nacido en 19 ec., habría sido bautizado en 49 ec., y habría muerto en 53 ec. La destrucción de Jerusalén por Roma habría sucedido en 90 ec.

   Así que hay tres opciones: O Jesús no es el Mesías, o la historia romana es terriblemente poco fiable, o estas fechas son sencillamente incorrectas. La fecha de 519 aec. es imposible. 539 aec. es la única fecha aceptable y razonable para la caída del imperio babilonio y ella hace del 607 aec., setenta años antes, la fecha para la destrucción de Jerusalén.

Apéndice Q


Apéndice Q:

La tablilla BM 21946 y cómo apoya al 607 aec. más bien que a la cronología seglar.

   Algunos han citado la antigüa tablilla conocida como BM 21946 como prueba de su teoría de que Nabucodonosor conquistó Jerusalén y se llevó a exiliados en su primer año. ¿Será esto cierto?  

   En esta obra no intentamos examinar la evidencia seglar para probar el 607 aec. o desaprobar el 587 aec. Sin embargo, al investigar esta pieza de evidencia seglar nos sorprendimos al ver que de hecho apoya a la cronología basada en el 607 aec. mejor que a cualquiera de las teorías del 587 aec. De hecho creemos que este documento descarta, de una vez por todas, la idea de que Nabucodonosor tomó a exiliados en su primer año, en 605 aec. (cronología seglar).

¿Qué es la BM 21946?

   Es una tablilla de una antigüa crónica que consiste principalmente en la historia de las conquistas de Nabucodonosor. Probablemente sea la copia de una versión anterior; contiene cuarenta y ocho líneas de texto, muchas de las cuales están dañadas y sólo pueden ser leídas parcialmente; otras líneas están perdidas para siempre. El texto en sí es muy propagandístico, pintando a Nabucodonosor y a Babilonia con bonitos colores y poniendo en un negro total a todos los demás. Las victorias militares son descritas siempre como gloriosas, mientras las derrotas son pasadas de largo o casi ignoradas. Nunca menciona a los soldados babilonios caídos en combate ni en las victorias ni en las derrotas.

   La línea 8 de esta crónica cubre el año 605 aec. según la cronología seglar, y ahí aparece este texto: “En ese tiempo Nabucodonosor conquistó la completa área del país de Hatti”. Algunos argumentan que “el país de Hatti” cubría una amplia área de tierra que incluía a Judá y a Jerusalén, y por eso citan esto como una prueba de que el rey Nabucodonosor verdaderamente vino contra Jerusalén y tomó cautivos en su primer año. Sin embargo, una lectura de la tablilla completa muestra claramente que esto no es lo que el autor de la tablilla tenía en mente, y que tal evento es bastante imposible de acuerdo al propio texto de la crónica. ¿Por qué decimos esto?

Conquistas militares de Nabucodonosor.

   Primero que nada usted debe entender lo que estaba pasando en ese tiempo. La crónica documenta  la victoria de Nabucodonosor sobre Egipto en la famosa batalla de Carquemis. Esta batalla fue tan significativa que Jehová mismo le habló de ella a Jeremías según está escrito en Jeremías 46.2. La batalla tuvo lugar aproximadamente a 720 kms. al norte de Jerusalén, en la moderna frontera entre Turquía y Siria. Debido a su derrota en la batalla Egipto perdió su control sobre la entera región y Babilonia tomó su lugar como gobernante supremo.

   Sabemos por otras fuentes que esta batalla ocurrió en mayo/junio de aquel año. Después de esto la crónica declara que Nabucodonosor conquistó “la completa área del país de Hatti”. La crónica dice que aproximadamente dos meses después, a mediados de agosto, Nabopolasar, el padre de Nabucodonosor, murió. Debido a esto Nabucodonosor regresó a Babilonia para ser coronado rey y llegó a inicios de septiembre.

   ¿Qué importancia tiene todo esto? Importa porque significa que, para que Nabucodonosor pudiera atacar a Jerusalén y se llevara a exiliados en ese año, tendría que haber realizado lo siguiente en un periodo de sólo tres meses:

-Derrotar a Egipto en Carquemis (mayo/junio).
-Viajar al sur, conquistar todo el país de Hatti (junio/julio).
-Sitiar a Jerusalén (julio/agosto).
-Entrar a Jerusalén, tomar cautivos (julio/agosto).
-Oír las noticias de la muerte de su padre (agosto).
-Regresar a Babilonia para ser coronado rey (inicios de septiembre).

   El problema con este itinerario es que es físicamente imposible de cumplir.
  
Viajando en el tiempo.

   Primero que nada consideremos el regreso de Nabucodonosor a Babilonia para ser coronado rey. Si él estaba en los alrededores de Jerusalén cuando escuchó de la muerte de su padre, entonces se apresuró hacia su ciudad para ser coronado; pero surge el siguiente problema: De acuerdo a la crónica el padre de Nabucodonosor murió el octavo día del mes de ab. Luego, veintidós días después, Nabucodonosor fue coronado rey en Babilonia el primer día de elul.

   Por lo tanto, si Nabucodonosor estaba en Jerusalén cuando su padre murió, tuvo que haber habido solamente veintidós días para que un mensajero fuera despachado para dar la noticia y para que Nabucodonosor regresara a su ciudad. Eso da un promedio de once días para ir y once días para venir; once días para que el mensajero llegara a Jerusalén y once días para que Nabucodonosor regresara a Babilonia. Si consideramos las grandes distancias implicadas, esto resulta imposible.

   Tanto el mensajero como el rey Nabucodonosor tendrían que haber recorrido un promedio de 107 kms. al día por las rutas principales u 81 kms. al día en línea recta. Ambas rutas eran extremadamente duras, con un terreno hostil y agreste, especialmente la segunda.

   La hazaña es imposible. Un paso aceptable para un ejército es 24 kms. por día. Para un caballo y su carruaje 48 kms. al día es un buen paso, y 72 sería el límite máximo, pero ese ritmo no se puede mantener continuamente por once días.

   La respuesta obvia es que el rey Nabucodonosor no estaba cerca de Jerusalén cuando se enteró de la muerte de su padre. Si un mensajero fue enviado a él, sea donde fuera que estuviere, habría estado aproximadamente a diez días de distancia, a caballo, de Babilonia. Si no fue despachado ningún mensajero, Nabucodonosor debió haber estado ya en camino a su ciudad desde hacía algún tiempo.

   ¿Qué significa todo esto para nosotros? Significa que el rey Nabucodonosor tuvo aún menos tiempo para conquistar todo el país de Hatti, incluyendo a Judá.

¿Conquista del entero país de Hatti?

   De hecho, para realizar lo que algunos promotores del 587 aec. han argumentado, Nabucodonosor habría tenido que viajar desde el campo de batalla en Carquemis hasta Jerusalén, y de ahí a Babilonia; esa es una distancia de 2250 kms. a todo lo largo de las rutas principales, o 1900 kms. por una ruta más rápida. A un ritmo de 24 kms. por día le habría tomado 78 días consecutivos de viaje sin descanso. Eso es como viajar de:

-La ciudad de Nueva York a Houston, Texas, en línea recta.
-O de París, Francia, a San Petersburgo, en Rusia, en línea recta.

   Además, observe que este tiempo de viaje no toma en cuenta los días que se habrían necesitado para cosas como el aprovisionamiento de víveres, la conquista de ciudades, el poner sitio a Jerusalén, o incluso el perseguir y matar a los egipcios que habrían sobrevivido a la batalla (como lo establece la tablilla); tampoco sabemos cuánto duró la batalla de Carquemis.

   Como punto final debemos señalar que estamos siendo demasiado generosos al proponer 24 kms. por día. Una obra (Wilson 1969: 235, n.1) dice que el paso más rápido de viaje por el agreste terreno de Canaán es de aproximadamente 11 kms. por día.

   Decir que Nabucodonosor realizó todo esto en un periodo de tan sólo 90 días (de los cuales al menos 78 son de puro viaje) es poco realista y humanamente imposible. ¿Cómo pudo Nabucodonosor haber conquistado a todas esas ciudades y pequeños reinos (incluyendo a Judea y Jerusalén) en los doce días que, como mucho, le quedaron para llevar a cabo sus conquistas según estos cálculos? Es absurdo.

   La tablilla nos muestra que Nabucodonosor de hecho regresó a la tierra de Hatti muchas veces en años posteriores. La última visita registrada de Nabucodonosor a esa región ocurrió aproximadamente siete años antes de su muerte. Sí, así que más bien que tomarle unos doce días el conquistar la entera tierra de Hatti y Jerusalén, ¡en realidad le tomó aproximadamente cuarenta años! En realidad la tablilla avala este hecho porque ella misma descarta la idea de que toda esa área haya sido conquistada en ese año.

   En la línea 17 la tablilla establece que “todos los reyes de la tierra de Hatti vinieron ante él y él recibió el gran tributo de ellos”. ¿Esto realmente significa “todos los reyes”? Aparentemente no, porque las siguientes líneas contradicen esto y dicen: “Él marchó hacia la ciudad de Asquelón y la capturó […] él capturó a su rey y saqueó la ciudad […] convirtió a la ciudad en un montículo de tierra”.

   Así que en una línea la tablilla dice que “todos” los reyes de la región le dieron tributo, pero unas pocas líneas más adelante habla de Asquelón siendo conquistada. Obviamente hablar de “todos” los reyes es un poco exagerado. Además en numerosas ocasiones Nabucodonosor regresó al área con sus tropas. La crónica incluso concluye diciendo que Nabucodonosor estaba, de nuevo, reuniendo a sus “tropas […] y marchando a la tierra de Hatti”. Si fuera verdad que la entera área ya había sido conquistada, ¿para qué entonces Nabucodonosor y su ejército regresaban a ella con tanta frecuencia año tras año? La respuesta es obvia.

   Cuando la crónica originalmente dice: “En ese tiempo Nabucodonosor conquistó la completa área del país de Hatti”, estaba refiriéndose al resultado de su victoria sobre los egipcios en Carquemis. Ese es, de hecho, el evento del que habla cuando dice “en ese tiempo”. El fragmento completo dice: “Las tropas babilonias los sometieron [a los egipcios], así que ningún hombre escapó a su propio país. En ese tiempo Nabucodonosor conquistó la completa área del país de Hatti”.

    Sí, Egipto ya no fue la superpotencia en la región, ahora lo era Babilonia. Antes de eso Egipto había estado recibiendo tributo de los reyes de la región (incluyendo, a veces, a Judá); ahora ese privilegio pasaba a los babilonios. Cualquiera que opusiera resistencia a este cambio sufriría las consecuencias a manos del ejército de Babilonia... como más tarde aprendió Asquelón.

Lo que probablemente sucedió.

   La tablilla BM 21946 no apoya la idea de que Nabucodonosor se llevara exiliados de Jerusalén en su primer año; al contrario, no da tiempo suficiente para que lo hiciera. Nabucodonosor no ganó la batalla de Carquemis, conquistó el entero país de Hatti, y viajó 1900 kms. en el espacio de noventa días. Es imposible. Al contrario, la cronología derivada de la crónica encaja bien con la cronología basada en el 607 aec.

   Esto es lo que nosotros creemos que es lo más probable que haya sucedido:

   Después de la batalla de Carquemis Nabucodonosor pudo haber escuchado, o quizá ya sabía, que su padre estaba muy enfermo y que no viviría mucho tiempo. Nabucodonosor estableció un campamento en Riblá (320 kms. al norte de Jerusalén)  y dejó ahí a algunos de su ejército hasta su regreso. Se encargó de algunos detalles en el área y luego se dirigió de vuelta a Babilonia. Cuando su padre murió Nabucodonosor ya iba muy adelantado en su viaje y sólo le faltaban unos veintidós días para llegar a Babilonia.

   Después regresó a Riblá con su ejército y desde ahí comenzó su campaña contra toda la región. Derrotó a muchas de las naciones y en febrero de 624 aec. regresó a su ciudad llevando mucho tributo (pero no a los exiliados judíos ni tributo de Jerusalén). Celebró el año nuevo en la primavera de 624 aec. y comenzó su primer año como rey, luego regresó a Riblá para continuar su campaña en el país de Hatti.

   Fue en esta ocasión cuando se dirigió a Asquelón y la conquistó. Una vez más regresó a Babilonia en febrero de 623 aec. donde celebró el año nuevo; parece que eso fue lo único importante que hizo ese año. Pensar que simplemente barrió con el entero país en menos de tres meses antes de la muerte de su padre y conquistó la entera área desde Carquemis hasta Egipto es totalmente absurdo.

   En su cuarto año como rey (620 aec.) finalmente se ocupó de Jerusalén. Jerusalén estaba bien fortificada y no sería fácil conquistarla. Jehoiaquim, quien estaba en su octavo año, ofreció tributo, lealtad, y un soborno para evitar el conflicto. Nabucodonosor se satisfizo con eso y cambió dirección hacia Egipto; este evento es mencionado en la Biblia en 2 Re 24.1 Según parece esa fue la primera vez que fue tan lejos. La batalla fue feroz y Nabucodonosor fue derrotado. Regresó a Babilonia y permaneció allí hasta su quinto año para reforzar a su ejército. Mientras tanto, Jehoiaquim probablemente celebró esa derrota y debido a ella dejó de tenerle miedo a Babilonia.

   Nabucodonosor regresó al área en su sexto año, pero en esa ocasión no llegó ni cerca de Jerusalén. La crónica dice: “Desde la tierra de Hatti él envió a sus compañías, y recorriendo el desierto tomaron mucho saqueo de los árabes, sus posesiones, animales, y sus bienes”. Tal vez hizo esto con el propósito de fortificar a su ejército y hacerlo más poderoso.

   Mientras tanto, en Jerusalén, el rey Jehoiaquim sentía que Babilonia se debilitaba y que por eso no había hecho ninguna campaña en el área que rodeaba a Judea. Debido a eso decidió que podía rebelarse y que Egipto lo protegería. A consecuencia de esto, al año siguiente Nabucodonosor regresó y atacó a Jehoiaquim, lo mató y se llevó cautivo a su hijo, Joaquín, pero antes dejó a Sedequías a su cargo. El sitio comenzó a finales de 618 aec. y terminó a inicios de 617 aec. Jehoiaquim había creído que podría sobornar otra vez a Nabucodonosor para evitar el conflicto, pero en esta ocasión sus planes no funcionaron.

   La captura de Jehoiaquim es la primera vez en que Judá y Jerusalén son especialmente mencionadas por nombre en la tablilla. Ésta dice: “En el séptimo año, en el mes de kislev, el rey de Akkad reunió a sus tropas, marchó a la tierra de Hatti, y acampó contra (es decir, puso sitio) la ciudad de Judá y en el segundo día del mes de adar tomó la ciudad y capturó al rey”. Este rey tuvo que haber sido Joaquín. La crónica continúa: “Él asignó a un rey de su propia elección (lit: “Corazón”), recibió un gran tributo y lo envió [el tributo] a Babilonia”. Este rey  “de su propia elección” tuvo que haber sido Sedequías.

   Así que la primera mención de Jerusalén en la crónica,  siendo sitiada y dando tributo, es también la primera en que la Biblia la describe así. Es también el primer grupo de exiliados registrado por Jeremías. La crónica no menciona que eventos similares hubieran sucedido antes, como en el primer año de Nabucodonosor o en cualquier otro año, ¿por qué? porque dicho evento es una fantasía apóstata; nunca ocurrió. Su propia evidencia seglar no es capaz de dar prueba de que el supuesto exilio del primer año de Nabucodonosor haya ocurrido, pero esta misma evidencia seglar sí menciona eventos que van de acuerdo con la Biblia y con la cronología del 607 aec. ¿Por qué sucede esto? Sencillamente porque Nabucodonosor no conquistó a Jerusalén en su primer año. La primera vez que hubo cautivos que fueron llevados al exilio, de acuerdo a la tablilla, fue en su séptimo año, y esto está totalmente de acuerdo con la  Biblia y con la cronología del 607 aec.

   Además, la cronología de la tablilla claramente hace imposible que haya habido exiliados en su primer año: No tuvo el tiempo suficiente. Nabucodonosor no era Superman, él no podía volar. Nadie fue tomado cautivo y nadie fue llevado al exilio en el primer año de Nabucodonosor de acuerdo a la tablilla BM 21946.
  
Pensamientos finales.

   El contenido de la crónica encaja perfectamente con el registro de la Biblia y con la interpretación basada en el 607 aec. En cambio, los promotores del 587 aec., quienes insisten en que hubo exiliados en el primer año de Nabucodonosor, alteran una plausible cadena de eventos y fechas y la convierten en un absurdo revoltijo nada realista generando una ridícula línea de tiempo... y todo ello basada en una mala interpretación de una sola línea en la crónica BM 21946. Claramente no hubo exiliados en el primer año de Nabucodonosor, y éste no pudo haber conquistado toda aquella área en unos cuántos días, ¡cuán absurdo es siquiera sugerirlo! Tanto la evidencia seglar como la evidencia bíblica demuestran que eso no pudo haber ocurrido.
  
   Es interesante que los judíos del tiempo de Jesús (y por ende la primitiva congregación cristiana) tampoco creían que tal cosa hubiera sucedido. Lo sabemos porque el historiador Josefo, quien vivió durante el siglo primero, escribió la historia de los judíos y dijo lo siguiente sobre el tiempo en que Nabucodonosor conquistó el país de Hatti: “Así que el rey de Babilonia cruzó el Eufrates y [en el curso de muchos años] tomó toda Siria, y tan lejos como el Pelusium [en la frontera con Egipto] excepto Judea”.

Traducción completa del texto cuneiforme de la BM 21946

1 En el año veintiuno del rey de Akkad permaneciendo en su propia tierra, Nabucodonosor su hijo mayor, el príncipe,
2 reunió (al ejército babilonio) y tomó el mando de sus tropas, marchó hacia Carquemis que está a orillas del Eufrates,
3 y cruzó el río (para ir) contra el ejército egipcio que estaba en Carquemis,
4 […] pelearon el uno contra el otro y el ejército egipcio se replegó ante él.
5 Él llevó a cabo la derrota y la inexistencia [¿azote?] de ellos. En cuanto al resto del ejército egipcio
6 que había escapado de la derrota (tan rápidamente que) ninguna arma los había alcanzado, en el distrito de Hamat
7 las tropas babilonias los sometieron y derrotaron, así que ningún hombre [escapó] a su propio país.
8 En ese tiempo Nabucodonosor conquistó la completa área del país de Hatti.
9 Por veintiún años Nabopolasar había sido rey de Babilonia.
10 En el octavo del mes de ab él murió (lit: “Encontró la muerte”), en el mes de elul Nabucodonosor regresó a Babilonia
11 y en el primer día del mes de elul se sentó en el trono real en Babilonia.
12 En su año de ascenso Nabucodonosor fue de vuelta al país de Hatti y hasta el mes de sebat
13 marchó sin oposición a través del país de Hatti; en el mes de sebat él se llevó a Babilonia un gran tributo del territorio de Hatti.
14 En el mes de nisán él tomó las manos de Bel y del hijo de Bel y celebró el festival de akitu (año nuevo).
15 En el primer año de Nabucodonosor en el mes de siván él reunió a su ejército
16 y fue al territorio de Hatti, marchó sin oposición en el territorio de Hatti hasta el mes de kislev.
17 Todos los reyes de la tierra de Hatti vinieron ante él y él recibió el gran tributo de ellos.
18 Él marchó hacia la ciudad de Asquelón y la capturó en el mes de kislev.
19 Él capturó a su rey y saqueó la ciudad y se llevó [despojo de ella...]
20 convirtió la ciudad en un montículo de tierra y en montones de ruinas y en el mes de sebat él marchó de regreso a Babilonia.
21 En el segundo [año] en el mes de iyar el rey de Akkad juntó un poderoso ejército y [marchó hacia la tierra de Hatti]
22 […] él derribó, grandes torres de asedio él […]
23 […] Desde el mes de iyar hasta el me[s de...] él marchó sin oposición en la tierra de Hatti.
(faltan aproximadamente cuatro líneas)
Reverso de la tablilla (las líneas superiores faltan)
1 En el tercer año [… él d]ejó y […]
2 [en el mes de... en el] decimotercer día, Nabusumalisir […]
3 […] el rey de Akkad reunió a sus tropas y [marchó] a la tierra de Hatti
4 y se llevó (de regreso) mucho [despojo] de la tierra de Hatti hacia Akkad.
5 En el cuarto año el rey de Akkad reunió a su ejército y marchó a la tierra de Hatti. En la tierra de Hatti él marchó sin oposición.
6 En el mes de kislev él tomó la dirección de su ejército y marchó hacia Egipto. El rey de Egipto oyó (eso) y reunió a su ejército.
7 En abierta batalla ellos se golpearon el pecho los unos a los otros y causaron un gran derribo los unos a los otros. El rey de Akkad y sus tropas se llenaron de pánico y regresaron a Babilonia.
8 En el quinto año el rey de Akkad (permaneció) en su propia tierra y reunió a sus carros y caballos en gran número.
9 En el sexto año en el mes de kislev el rey de Akkad reunió a su ejército y marchó hacia la tierra de Hatti. Desde la tierra de Hatti él envió a sus compañías,
10 y recorriendo el desierto tomaron mucho saqueo de los árabes, sus posesiones, animales, y sus bienes. En el mes de adar el rey regresó a su propia tierra.
11 En el séptimo año, en el mes de kislev, el rey de Akkad reunió a sus tropas, marchó a la tierra de Hatti,
12 y acampó contra (es decir, puso sitio) la ciudad de Judá y en el segundo día del mes de adar tomó a la ciudad y capturó al rey.
13 Él asignó a un rey de su propia elección (lit: “Corazón”), recibió un gran tributo y lo envió (al tributo) a Babilonia.
14 En el octavo año, en el mes de tebet, el rey de Akkad [marchó] hacia la tierra de Hatti tan lejos como Carquemis […]
15 […] en el mes de sebat el rey reg[resó] a su propia tierra.
16 En el nove[no año, en el mes de... el rey de] Akkad y sus tropas [marcharon a todo lo largo] de la orilla del Tigris […]
17 el rey de El[am…]
18 el rey de Akkad […]
19 el cual está a la orilla del Tigris, él instaló su campamento. (Mientras estaban ahí) a una distancia  de un día (de marcha) entre ellos,
20 el rey de El[am] tuvo miedo y el pánico se apoderó de él, así que regresó a su propia tierra.
21 En el décimo año el rey de Akkad (estuvo) en su propia tierra, desde el mes de kislev al mes de tebet hubo una rebelión en Akkad […]
22 […] con armas él masacró a muchos de su propio ejército. Con su propia mano capturó a su enemigo.
23 [en el mes de...] él marchó hacia la tierra de Hatti, donde reyes y […]-oficiales
24 [vinieron ante él] y él [recibió] de parte de ellos un gran tributo y entonces regresó [a Babilonia]
25 [en el] undécimo [año] en el mes de kislev, el rey de Akkad [reunió a sus] tropas […] y marchó [a la] tierra de Hatti.